Beyoncé en Coachella 2018

Beyoncé una de las grandes estrellas del panorama musical actual bautizada como una de las reinas del pop y el R&B de la última década y este fin de semana ha vuelto a romper récords y hacer historia en un concierto sin precedentes en el Festival Coachella 2018.

Esta edición del exclusivo certamen californiano situó a la cantante estadounidense como una de sus cabezas de cartel, convirtiéndola así en la primera mujer negra en liderar el cartel del famoso festival. Un dato que sumado al espectáculo musical que protagonizó sobre el escenario hicieron de su actuación un concierto inolvidable.

Eran las 23:00 del sábado cuando una deslumbrante Beyoncé vestida de diosa egipcia apareció en el escenario principal del Coachella. Tan solo su presencia, antes de articular sonido, desató la histeria entre los miles de asistentes que se aglutinaban ante el escenario. La cantante llevaba tiempo sin pisar uno por estar embarazada de gemelos.

Rememorando sus primeros éxitos, la diva arrancó con un Crazy in love que hizo retumbar la esplanada del festival. A su hit de 2003 le siguió Formation y Sorry, con una puesta en escena por todo lo alto compuesta por decenas de bailarines y unos juegos de luces propios de un concierto en solitario.

“Gracias por dejarme ser la primera mujer negra en ser cabeza de cartel del Festival Coachella”, gritó emocionada la estrella entre canciones como Diva, 7/11 y Flawless. Una declaración con aires reivindicativos que haría saltar de emoción, de nuevo, a los presentes.

Sin embargo, el ambiente de exaltación y entusiasmo seguiría presente a lo largo de las dos horas que duró la velada. Sobretodo, con la aparición en escena de su antigua formación, y con la que dio sus primeros pasos en la música. En un visto y no visto las Destiny’s Child protagonizaban una reunión en el escenario del Coachella sin previo aviso que emocionaría a los fans de la primera Beyoncé, antes de ser diva, durante su primera etapa musical a finales de los noventa.