La “adicción a los videojuegos” es un trastorno mental según la OMS

Lo que se había anticipado hace algunos meses se convirtió en una realidad: La Organización Mundial de la Salud ha actualizado su lista de enfermedades y ha incluido la adicción a los videojuegos como un trastorno de saludo mental.

Este trastorno recibe el nombre de “Gaming disorder” y está definido por la OMS como un patrón de comportamiento representado por “la falta de control sobre el juego, el aumento de prioridad dada a los videojuegos por sobre otras actividades […] y a la continuación de esta forma de comportamiento pese a sus consecuencias negativas”.

Según el organismo, la decisión de incluirlo como trastorno “se basa en la revisión de la evidencia disponible y refleja el consenso de expertos de diferentes disciplinas”.

La inclusión del trastorno de los videojuegos se da luego del seguimiento a los programas de tratamiento de personas con condiciones de salud idénticas a las definidas, en diferentes partes del mundo. Y como resultado, se le dará más atención por parte de profesionales de la salud a los riesgos de desarrollar este trastorno, a la prevención del mismo y a las formas de tratamiento.

La recomendación oficial de la OMS es que la gente que juega videojuegos debería “estar alerta a la cantidad de tiempo que destinan a la actividad” y especialmente si esto afecta al resto de sus actividades diarias, amén de si hay “cambios al funcionamiento físico, sicológico y social” a raíz de pasar mucho tiempo con el control en esos maravillosos mundos virtuales.

El investigador Mark Griffiths que ha estudiado el fenómeno por más de tres décadas, la adicción a los videojuegos es similar a la de un adicto a las apuestas, con una pequeña diferencia: “los apostadores compulsivos usan dinero para medir cuanto han ganado, mientras que los adictos a los videojuegos utilizan los puntajes”.